Construcción de Paz

Los intercambios Col-Col, un ejemplo de aprendizaje conjunto

Los intercambios Col-Col, un ejemplo de aprendizaje conjunto
Reunión balance Col-Col 2017

Vienen de diferentes partes del país (Antioquia, Putumayo, Norte de Santander, Meta, Caquetá, Guaviare y Córdoba) pero comparten una misma opinión cuando se les pregunta si el haber participado en un intercambio Col-Col está ayudando a transformar la realidad de sus comunidades.

La respuesta es un sí unánime que se respalda en la sonrisa que ponen cuando hablan de lo aprendido y de lo que está por venir. Sin importar en cual de los 8  intercambios del 2017 estuvieron (Presupuestos Participativos, Planes de Ordenamiento Territorial, Vías Terciarias, Veedurías Ciudadanas, Asociatividad, Educación Rural, Asistencia Técnica para el Desarrollo Territorial Integral Sostenible o Juntas de Acción Comunal) coinciden en que fue una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, que agregó valor a los procesos de desarrollo local en los que participan.

Así se evidenció el jueves 15 de febrero durante una reunión de balance de los intercambios Col-Col del 2017, entre 14 de los líderes comunitarios que participaron en los diferentes encuentros, representantes de las 10 entidades nacionales socias que acompañaron los intercambios (Ministerio del Interior, Ministerio de Educación Nacional, Ministerio de Transporte, Ministerio de Justicia, Ministerio de Vivienda, Departamento Nacional de Planeación, Agencia de Renovación del Territorio, Unidad Administrativa de Organizaciones Solidarias, Dirección para la Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Presidencia y Contraloría General de la República), Nathaniel Christie, Jefe de Misión de OTI/USAID en Colombia, y miembros del equipo de APC-Colombia que lideraron el desarrollo de los Col-Col.

 

Repartidos en mesas de trabajo, discutieron e identificaron las fortalezas y las oportunidades de mejora de la metodología Col- Col, en relación con la identificación de los participantes, la formulación técnica y financiera, el alistamiento administrativo y logístico, la implementación y sistematización, así como el seguimiento a los planes de trabajo que resultaron de cada intercambio de conocimiento. Cada uno desde su experticia y a partir de lo vivido en los Col-Col, rescató que este tipo de cooperación entre regiones representa una oportunidad no sólo de aprendizaje sino de transformación, de ver que sí es posible cambiar realidades cuando el objetivo es claro y sobre todo cuando se trabaja en equipo.

En palabras de Nuri Banguero Tenorio, Consejera Municipal y Departamental de Apartadó, Antioquia, quien participó en el Col-Col de Veedurías y Participación Ciudadanas que tuvo lugar en Ibagué, asegura que “fue muy importante haber escuchado experiencias de otras regiones y hacer nuestros aportes que hoy en día nos han permitido acompañar a las comunidades rurales en la formulación de los Planes de Ordenamiento Territorial, recoger sus inquietudes y priorizar sus necesidades”.

 

Pensando en líderes como Nuri, que se levantan todos los días para trabajar en pro del bienestar de su comunidad y de transformar su realidad, la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, diseñó este tipo de cooperación entre territorios colombianos, con el fin de resaltar la importancia de las prácticas locales y el valor que tiene el compartirlas con otras comunidades, que a pesar de estar en diferentes regiones del país, tienen problemáticas en común.

En este punto es importante resaltar que estos intercambios fueron posibles gracias al apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional – USAID,  a través de su Programa Colombia Transforma. “La metodología de los Col-Col es muy sólida pues busca intercambiar experiencias entre campesinos líderes de sus sociedades, demostrando que no hay que buscar en el exterior para ver buenas prácticas. Es un gran ejemplo de la articulación de entidades del Estado en la implementación de los Acuerdos de Paz en este momento que vive el país. Hemos sido privilegiados de poder apoyar a estos procesos y trabajar con APC-Colombia y sus socios en territorio”, aseguró Nathaniel Christie al finalizar el evento.

Con este panorama tan positivo, durante 2018 APC-Colombia continuará impulsando  los intercambios Col-Col, los cuales permitirán que esta modalidad continúe posicionándose en el país como una alternativa de cooperación.  

[flickr-photoset:id=72157693622910245,size=y]

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:47

La educación digital, una herramienta de construcción de paz

La educación digital, una herramienta de construcción de paz

Desde el año 2017 APC-Colombia se sumó a esta iniciativa, canalizando las donaciones de las 423 maletas que llegaron al país desde España, las cuales beneficiarán a más de 5.000 estudiantes de educación básica primaria de todo el país y así cerrar la brecha digital educativa en Bogotá con el fin de brindarles más oportunidades a los niños que en este momento se están formando tanto en escuelas como en colegios de la ciudad, es el objetivo detrás del proyecto Profuturo que la Fundación Telefónica viene desarrollando en alianza con la Secretaría Distrital de Educación desde 2007.

Fue precisamente en esta institución donde el día de ayer se llevó a cabo la entrega formal de dos maletas Profuturo, cada una con 40 tables, un router, un computador, un cargador y un video beam que permitirá que sus 500 estudiantes, que en su mayoría no tienen acceso a la tecnología, puedan incluirla en sus clases y aprender matemáticas, ciencias, sociales y español de una manera más didáctica e innovadora.

Como complemento a estos dispositivos electrónicos, este proyecto cuenta con plataformas para que los docentes se formen en competencias de TIC e Innovación, incluida la aplicación WeClass con la que funcionan las tablets, que les permitirá organizar los contenidos de sus clases de forma automatizada y crear actividades que fomenten el trabajo colaborativo.

Los encargados de entregar las maletas a las directivas de la entidad fueron José María Sanz-Magallón, Director General de la Fundación Telefónica, Mónica Hernández, Directora de Fundación Telefónica Colombia, J, María Victoria Angulo, Secretaria de Educación de Bogotá, y Beatriz Mejía, Directora de Coordinación Interinstitucional de APC-Colombia, quien aprovechó su participación para decirles a los estudiantes que “para APC-Colombia es muy importante haber hecho parte de esta donación junto a Fundación Telefónica, porque así estamos ayudando a que se beneficien muchos estudiantes en el país, demostrando que la cooperación es el camino hacia un país con igualdad de oportunidades para todos”.

Por su parte, José María Sanz-Malagón manifestó su agradecimiento con la Agencia a la que describió de socio fundamental de este programa que demuestra que trabajar en equipo permite tener resultados exitosos. Una muestra de que la educación digital más que una herramienta de innovación, es también una herramienta de construcción de paz en el país.

[flickr-photoset:id=72157692942544765,size=y]

 

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:48

Trabajando por el desarrollo económico local

Trabajando por el desarrollo económico local

[flickr-photoset:id=72157663779003218,size=y]

El orgullo y la satisfacción con la que hablan de su trabajo es inspirador. Cada grano de café o de cacao que producen es el resultado de años de esfuerzo, de un constante anhelo por aprender y mejorar su desempeño, de demostrar que desde el campo se construye país y que son precisamente las organizaciones de base a las que pertenecen, las que están liderando la transformación en los territorios.

Así quedó demostrado ayer durante el cierre del Programa Economías para la Paz donde cacaoteros y caficultores del Cauca, Putumayo, Tumaco y Catatumbo llegaron hasta Bogotá para compartir con los asistentes sus experiencias, aprendizajes y apreciaciones de lo que fue este ejercicio de participación creado por la Red Adelco y la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia con el apoyo de la Agencia para la Renovación del Territorio, ART, que les permitió definir agendas productivas territoriales como un aporte a la formulación de los Programas de Desarrollo Territorial.

“Gracias a este programa aprendimos a articularnos en territorio y enfocarnos en alcanzar un mismo objetivo como comunidad, para que nuestros productos se puedan vender en diferentes mercados”, explicó Melisa Collazos quien trabaja con cacao en el departamento de Putumayo.

Y es que la cooperación es el común denominador de este programa, donde crear alianzas público- privadas fue la clave para que las organizaciones productoras fortalecieran sus capacidades mediante el intercambio de experiencias y conocimiento entre pares durante las visitas a campo, en el tiempo compartido con expertos de Perú, Argentina, Ecuador, Guatemala, Honduras, República Dominicana y África quienes les hicieron recomendaciones según las necesidades de cada organización y su contexto, en la rueda de negocios que se llevó a cabo en el Market Place organizado por la ANDI, así como en los talleres participativos, seminarios y conversatorios que se realizaron en territorio durante los últimos seis meses.

“Para APC-Colombia es un honor haber acompañado este proyecto y así apoyar al desarrollo rural en los territorios. Este programa es una muestra de que cuando trabajamos juntos, con diferentes puntos de vista podemos crear estrategias y compartir conocimientos que creen valor en las comunidades. Es así como llevar esperanza en territorios y crear alianzas con sector privado son nuestras apuestas para el desarrollo en 2018”, aseguró Beatriz Mejía, Directora del área de Coordinación Interinstitucional de la Agencia.

Por su parte  Miguel Ángel Gómez de la Red Adelco afirmó que “encontramos en APC-Colombia un socio idóneo para llevar a cabo este programa”, en especial si se tiene en cuenta que trabajar en equipo es vital en medio del escenario de posconflicto en el que se encuentra el país. Ahora las áreas rurales son las protagonistas de esta nueva historia que está escribiendo Colombia, en la que el cacao y el café son la gasolina que mueve los motores de desarrollo en los territorios.

Es así como durante este evento las mejores organizaciones recibieron un reconocimiento por su buen desempeño en el programa, lo que se espera sea un incentivo para que más regiones y organizaciones de base se sumen a esta apuesta en pro del desarrollo económico local. 

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Colombia reactiva y afianza sus relaciones con Holanda en una apuesta de desarrollo y caminos de paz

Colombia reactiva y afianza sus relaciones con Holanda en una apuesta de desarrollo y caminos de paz
Sergio Londoño y Marcel de Vink, Director del Western Hemisphere department en Holanda

Así quedó evidenciado, particularmente en los dos últimos encuentros que cerraron esta visita a Holanda y en la que la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, destacó el apoyo ofrecido por este Estado que en la actualidad lo ubica como el octavo cooperante más importante de Colombia.

Encuentro con Netherlands Enterprise Agency (RVO, por sus siglas en holandés)

Esta agencia holandesa tiene una gran fortaleza en el apoyo a la promoción de ayuda al comercio en sectores estratégicos para Colombia: como el agua, la seguridad alimentaria y la producción de energías renovables.

Así mismo, conoce las habilidades que permiten promover la incursión de los empresarios en negocios sostenibles, innovadores e internacionales en sectores como el agrario.  

Uno de sus instrumentos es el Sustainable Water Fund FDW; mecanismo de asociación público-privada que tiene como objetivo contribuir a la seguridad del agua en los países en desarrollo y que facilita procesos como la mejora del acceso al agua potable y el saneamiento (incluyendo residuos sólidos), el uso eficiente y sostenible del agua, en particular en la agricultura y deltas seguros y una mejor gestión de las cuencas.

Con la RVO es posible que la cooperación bilateral tradicional se convierta en el desarrollo y expansión de las relaciones comerciales.

Reunión con Marcel de Vink Director del Departamento Regional para los Asuntos del Hemisferio Occidental en el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino de los Países Bajos ha apoyado los esfuerzos de Colombia en construcción de paz y consolidación de la democracia a través de instrumentos como el Fondo de Derechos Humanos y el Fondo de Estabilidad.

A través de este Fondo, Colombia ha recibido el financiamiento de actividades que promueven la estabilidad y la seguridad en la sociedad, como:

  • Contribución al Fondo Fiduciario de la Unión Europea para la Paz, por EUR 3 millones.
  • Apoyo a la titulación de tierras como parte de una colaboración entre el Catastro holandés y la ANT con EUR 1,6 millones;
  • Contribución a la implementación del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición por valor de EUR 2,5 millones.
  • Aporte financiero para actividades de desminado humanitario por EUR 1,28 millones. El Reino de los Países Bajos es uno de los 10 mayores donantes en el marco de la Iniciativa Global de Desminado.
  • Actualmente, apoya el proceso de paz con el ELN, mediante el acompañamiento técnico, financiero y político al proceso, como parte del Grupo de Países de Apoyo, Acompañamiento y Cooperación (GPAAC).

Sergio Londoño Zurek, agradeció además la contribución que Holanda ha realizado en desminado humanitario y el interés de seguir apoyando a la consolidación de la paz en Colombia en la que el rol de la cooperación internacional ha sido importante para lograr la firma del Acuerdo para la terminación del conflicto y la implementación de lo pactado.

Esta visita al Reino de los Países Bajos afianzó las relaciones entre las naciones y se convierte en un nuevo impulso que permite además motivar el interés por parte del sector privado para apoyar en el país áreas como la energética y agraria y, por supuesto, contribuir a los esfuerzos de paz del Gobierno colombiano.  

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Agronautas, los líderes tecnológicos del campo colombiano

Agronautas, los líderes tecnológicos del campo colombiano

Es tal la pasión y el orgullo con el que hablan sobre su vida en el campo, que es imposible no escucharlos con atención. Viven en diferentes regiones del país, pero comparten una misma visión: la mayor riqueza que puede tener el ser humano es el campo.

Para ellos cada día es una oportunidad de sembrar futuro y paz en sus territorios, al tiempo que siguen los pasos de sus padres y abuelos quienes les enseñaron el valor de la tierra. Son conscientes que en sus manos está lograr que la integración generacional en las zonas rurales del país no desaparezca como muchos han augurado, y que por el contrario, cada vez sean más los jóvenes que decidan trabajar en el campo en lugar de emigrar a las ciudades.

Lograrlo implica preparación y compromiso, dos cualidades que para Planeta Rural (fundación que busca visibilizar la labor de los jóvenes campesinos), son clave para lograr que el mundo mire al campo como una oportunidad para crear riqueza y apoyar a la sostenibilidad del planeta. Así lo manifestó su co-fundadora Nazly Ortiz durante una rueda de prensa con motivo del regreso de China de 41 jóvenes rurales (18 de ellos miembros de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores de Colombia), donde participaron de un curso de técnicas agrícolas, gracias al apoyo de la Embajada de China, Planeta Rural y la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia.

La mayoría de ellos provenientes de municipios de Córdoba, Meta, Arauca, Casanare, Cundinamarca, Antioquia y Caquetá, que por años se vieron afectados por el conflicto armado, estos 41 jóvenes regresaron a Colombia dispuestos a trabajar su tierra desde una perspectiva más actual, apoyándose en procesos tecnológicos innovadores que les permitan sacarle el mayor provecho a cada cosecha.

Fueron en total 21 días los que pasaron en el país asiático, más exactamente en las provincias del Distrito de Datong y la provincia de Qinghai del Distrito de Ledu, donde vieron cómo los chinos trabajan las técnicas de cultivos de alto rendimiento, control de plagas, raigambre de los cultivos, la relación entre condiciones metereológicas y producción agrícola, así como los principios para una fertilización razonable.

“Vimos lo que hacen en China y eso nos ayudará a complementar lo que venimos haciendo en nuestros emprendimientos y proyectos productivos en cada una de nuestras regiones con nuestras comunidades”, explicó Jairo Lozano, del Peñol, Antioquia, quien agregó que tanto para él como para el resto de sus compañeros de viaje, esta experiencia fue un sueño hecho realidad.

Y aunque muchos podrían preguntarse qué tienen China y Colombia en común en términos agrícolas, la respuesta es que a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia y tener dos culturas completamente diferentes, comparten la manera de trabajar la tierra. “En términos agrícolas en Colombia estamos bien, muchas de las tecnologías que vimos ya las estamos aplicando acá, lo que nos diferencia es que allá se maneja el tema de la cooperación mientras que acá las cosas funcionan en torno a la competencia. Aquí los vecinos compiten por quien tiene la mejor parcela, mientras que en China entre los dos compran la maquinaria para que el cultivo los beneficie a los dos por igual”. Así lo manifestó Urabá del Sol, del municipio de San Rafael en Antioquia, durante su intervención en la rueda de prensa que tuvo lugar en un hotel en el norte de Bogotá, donde ratificó que este viaje fue un reconocimiento al trabajo que cada uno de ellos viene realizando con sus comunidades. De igual manera, explicó que al igual que ellos hay miles de jóvenes rurales en Colombia que están llevando procesos comunitarios, asociativos, productivos que evidencia la vinculación de la tecnología al agro.

“Los jóvenes tenemos la bandera de la esperanza porque no solo pensamos en el tema de la revolución verde, también tenemos presente aspectos como sostenibilidad y calidad de vida”, agregó Urabá, lo que sin duda les da una ventaja sobre las generaciones anteriores que no contaban con las herramientas y espacios de intercambio de conocimiento como este curso, para mejorar sus habilidades.

Es precisamente con este objetivo que APC-Colombia y el Ministerio de Relaciones Exteriores gestionan cursos bilaterales como este de técnicas agrícolas en China, que en esta oportunidad contó con el apoyo de la Embajada de China. Lo que se busca es que cada uno de los 41 jóvenes que viajó fortalezca sus capacidades en desarrollo rural en beneficio de sus comunidades, y por ende, del país. Una manera de demostrarles que respetamos y valoramos su trabajo ya que son ellos la semilla de cambio e innovación del campo colombiano, escenario clave para la construcción de paz que se está llevando a cabo en el país.


 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Pensar local, involucrar a los que piensan diferente y crear alianzas

Pensar local, involucrar a los que piensan diferente y crear alianzas

El objetivo de su discurso era claro, ratificar que Colombia es el mejor ejemplo de que cuando las personas dejan atrás sus diferencias y se unen para alcanzar un mismo objetivo, cosas positivas ocurren. Con una concreta reseña sobre el conflicto armado que por 60 años afectó al país, Sergio Londoño inició su charla “Young leaders working together for a better future” (Jóvenes líderes  trabajando juntos por un mejor futuro).

Paz, reconciliación y el poder que tienen los jóvenes en lograr que ambas sean una realidad permanente, fueron los temas centrales que Sergio Londoño abordó frente a una audiencia receptiva y entusiasta. Fue así cómo explicó que el Acuerdo de Paz trajo consigo un centenar de oportunidades de trabajar temas de salud, infraestructura, sostenibilidad ambiental, acceso a educación y servicios públicos, de vivir en una Colombia con igualdad de oportunidades para todos.

Pero los cambios no pasan por sí solos. “Depende de cada uno de nosotros generar una transformación cuyo impacto permita convertir retos en oportunidades y oportunidades en realidades”, enfatizó Londoño. ¿Cómo lograrlo? Teniendo en cuenta una fórmula muy sencilla pero a la vez contundente: pensar local, atraer a quienes piensan distinto y crear alianzas.

Para contextualizarla se refirió en primer lugar a su rol como Alcalde (e) de Cartagena, donde ha tenido la oportunidad de sentarse con 80 expandilleros y poner en marcha un acuerdo de paz que les permita enfocar toda su energía y potencial en acciones positivas que traigan cambios no solo en su economía local, también en la dinámica de crear tejido social en la comunidad. La clave es darle voz a los jóvenes líderes e influenciadores pues su opinión tiene un eco que traspasa fronteras.

En cuanto a atraer a personas que piensan diferente a nosotros puso como punto de referencia el proceso de negociación entre el Gobierno Nacional y las FARC, que se caracterizó por ser un espacio donde buscar soluciones al conflicto fue el punto de foco en lugar de hablar de las diferencias que por años los hicieron enemigos.  “Nosotros, las generaciones más jóvenes somos responsables de honrar ese esfuerzo e implementarlo diariamente.  Sólo saldremos victoriosos si aprendemos a escuchar y dejamos atrás el miedo de conocer puntos de vista diferentes de los nuestros”, explicó Londoño.

Con esto en mente, la tercera parte de la ecuación es más sencilla. Cuando entendemos que nuestra fortaleza depende de nuestras diferencias resulta indispensable buscar alianzas. Para este caso hizo referencia a su cargo como director general de la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, donde ha enfocado su gestión en crear alianzas entre gobierno, sector privado y sociedad civil.  “Trabajamos con empresas, fundaciones y comunidad internacional para movilizar recursos y esfuerzos hacia iniciativas de construcción de paz y desarrollo sostenible, priorizando territorios afectados por el conflicto armado con el fin de tener mayor impacto en las comunidades”.

Para finalizar invitó a los asistentes a sumarse a la ecuación, a replicarla en sus comunidades y ser parte de un mundo con igualdad de oportunidades para todos. “Trabajemos juntos, unamos fuerzas y seamos catalizadores de cambio”.

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Colombia, una buena inversión

Colombia, una buena inversión

Con el Acuerdo de Paz llegaron un sinfín de oportunidades para construir una Colombia con igualdad de condiciones para todos. Lograrlo implica tener una economía estable que facilite la implementación de proyectos que giren alrededor del desarrollo rural, la sostenibilidad ambiental y la construcción de paz

En este orden de ideas, es indispensable recordar que es un trabajo que el Gobierno Nacional no puede hacer solo, y que toda ayuda es bienvenida para hacer este sueño realidad. Es así como el sector privado aparece como un aliado clave para que Colombia cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y asegure una paz estable y duradera, en especial porque muchos han manifestado su interés de ayudar y acompañar al país en esta nueva era de paz.

Así lo expresó Sergio Londoño, Director General de la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia durante su encuentro con miembros de la Asociación de Cámaras de Comercio en Latinoamérica (AACCLA por sus siglas en inglés), donde en representación del gobierno colombiano, les recordó que en el país hay un campo de acción inmensa para la inversión extranjera.

“Una de nuestras grandes apuestas en APC-Colombia es vincular al sector privado para apalancar recursos que permitan apoyar proyectos en territorios priorizados por el posconflicto y así integrar dichas iniciativas a los acuerdos de paz”, explicó Londoño. Un ejemplo de ello es la creación de los cuatro fondos  multidonantes para el posconflicto (Fondo Colombia Sostenible, el Fondo de la Unión Europea, el Fondo del Banco Mundial y el Fondo de las Naciones Unidas) en los que el Gobierno Nacional con apoyo de la comunidad internacional catalizan nuevos recursos, crean incentivos para la coordinación intergubernamental y agilizan el desembolso de recursos.

“Nuestra estrategia desde la Agencia es ubicar a empresas clave, presentarles proyectos susceptibles de recibir ayuda  y que a la vez se alineen con su plan de responsabilidad social, de manera que puedan también cumplir su compromiso con los ODS”, agregó Londoño. Una dinámica que fue respaldada por Silvana Rodríguez, Asesora de Alianzas del Departamento de Estado de los Estados Unidos, quien durante su intervención aseguró que “ este trabajo es indispensable para alivianar cargas, facilitar la gestión de cada parte y reconocer el valor que cada socio trae a la mesa”. De igual manera, aseguró que el sector privado además de aportar recursos financieros, es un puente para intercambiar conocimiento, traer tecnología y  crear cadenas de valor.

Un ejemplo de esto podría verse en Bosques de Paz, una iniciativa del Gobierno Nacional que busca que las comunidades que vivieron en territorios afectados por el conflicto aprendan a trabajar su tierra de manera sostenible, atendiendo problemas de deforestación y minería entre otros.

Al final del encuentro, Sergio Londoño recalcó que gracias a la coyuntura que vive Colombia, es el lugar ideal para invertir y apoyar proyectos de construcción de paz que ayuden al desarrollo sostenible del país, y así cumplir con la Agenda 2030.

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Por un desarrollo territorial integral y sostenible

Por un desarrollo territorial integral y sostenible

Facilitar la transformación del territorio y reconstruir el tejido social en zonas donde el conflicto armado y el uso de cultivos ilícitos debilitaron por  años las posibilidades de tener un futuro estable, hace parte de la visión que el Estado colombiano tiene de un desarrollo integral, con oportunidades para todos.

El logro de este desarrollo implica poner al ciudadano en el centro de la generación de sus capacidades, materializándolo en territorios que le apuestan al desarrollo territorial sostenible en áreas claves como la provisión de bienes públicos, productividad y competitividad, así como en entornos de mayor tejido social y confianza institucional.

Frente a este escenario, la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, con el apoyo del Programa Colombia Transforma financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo, USAID, realizarán el intercambio Col-Col  “Asistencia Técnica para el Desarrollo Territorial Integral y Sostenible”, con el fin de fortalecer las capacidades productivas de la economía campesina, familiar y comunitaria.Este encuentro tendrá como sede el municipio de Pauna, Boyacá, del 17 al 22 de septiembre, y  hace parte de la Cooperación Col-Col que lidera APC-Colombia, espacio de transferencia de conocimientos entre actores locales, que a pesar de encontrarse en diferentes regiones, tienen retos y desafíos comunes en materia de paz y desarrollo local.

En esta oportunidad, APC-Colombia convoca a líderes locales, familias, autoridades municipales, miembros de organizaciones sociales de campesinos de Briceño (Antioquia), San José del Guaviare (Guaviare), Uribe (Meta),  Puerto Asís (Putumayo) y Tibú (Norte de Santander), municipios que suscribieron acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito y que fueron priorizados en el marco de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET, a fin de que conozcan  experiencias exitosas en lo referente a  asistencia técnica integral para el desarrollo productivo,  el fortalecimiento de capacidades organizacionales y comunitarias, la gestión sostenible de recursos naturales, la adopción de tecnologías y ante todo el desarrollo de los talentos locales y el capital humano.

FUNREDAGRO (organización de segundo nivel que agrupa 11 asociaciones de productores de Cacao del Occidente de Boyacá) y, ASOPROCH (Asociación de Productores de Yuca y Maíz de Chibolo Córdoba) compartirán los aprendizajes y experiencias acumuladas  en pro de la creación de comunidades colectivas rurales autosuficientes y el relevo generacional.

Este espacio de  encuentro cuenta con el apoyo técnico del Ministerio de Justicia, la Dirección para la Sustitución de Cultivos Ilícitos y la Agencia de Renovación del Territorio, entidades del orden nacional que pretenden que los conocimientos compartidos en el  intercambio, los debates y conversatorios,  sirvan de insumo para el diseño de políticas públicas para el sector.

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Los planes de ordenamiento territorial son responsabilidad de todos

Los planes de ordenamiento territorial son responsabilidad de todos

Para que en los municipios priorizados por el Gobierno Nacional para el posconflicto se den condiciones de paz y prosperidad, es indispensable que las entidades territoriales avancen en el desarrollo de procesos de ordenamiento territorial incluyentes, que integren la visión de todos los actores involucrados y, por ende, garanticen las condiciones para la consolidación de una paz estable y duradera.

Los procesos de desarrollo territorial y construcción de paz están ligados a las acciones y compromisos que los actores locales deciden asumir. Los territorios son los encargados de pensar y gestionar su desarrollo y deben estar en capacidad de crear una visión de territorio, administrar el desarrollo físico del mismo, así como la utilización del suelo, al tiempo que promueven el desarrollo económico y social.

En este orden de ideas, el compromiso por parte los actores locales en pro de esta gestión, es clave para alcanzar resultados positivos en términos de sostenibilidad. Por esta razón, la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, con el apoyo del Programa Colombia Transforma financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo, USAID, organizan el intercambio Col-Col “Planes de Ordenamiento Territorial: Planeación Integral del Territorio”, que tendrá lugar en Granada, Meta la próxima semana.

Para este intercambio de conocimiento, se seleccionaron tres experiencias, complementarias entre sí alrededor de los temas de planeación participativa, gestión del riesgo e inclusión de las determinantes ambientales en el ordenamiento territorial. En este sentido, los municipios de El Castillo, Mesetas, Vista Hermosa y Lejanías del Departamento del Meta, las autoridades ambientales CORMACARENA Y CORPOCALDAS y el municipio de Manatí, Atlántico junto con la Corporación Ambiental del Atlántico (CRA) compartirán sus experiencias y aprendizajes.

Para la realización de este intercambio, APC-Colombia cuenta con el apoyo de la Agencia para la Renovación del Territorio, el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio en conjunto con Unión Europea, la Federación Colombiana de Municipios, el Fondo de Población de Naciones Unidas y CORDEPAZ; el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en alianza con la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), así como la Asociación de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible. Se espera que al final de este encuentro los participantes hayan apropiado aprendizajes y herramientas para la planeación integral de sus territorios, integrando elementos clave para la creación de pactos colectivos y de trabajo articulado en los procesos de revisión y ajuste de los instrumentos de ordenamiento territorial.

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:51

La cooperación internacional comprometida con las vías terciarias del país

La cooperación internacional comprometida con las vías terciarias del país

Hablar de vías terciarias es hablar de comunicaciones, comercio y acceso a bienes básicos como la salud y la educación. En otras palabras, las vías terciarias son el impulso para el desarrollo económico local, esencial para nuestro proceso actual de construcción de paz estable y duradera.

Frente a este panorama, la Agencia Presidencial de Cooperación, en alianza con USAID, llevaron a cabo el intercambio de conocimiento Col-Col Vías Terciarias “Generando caminos para la paz”, que tuvo lugar en Valencia, Córdoba la segunda semana de junio del presente año.

Este encuentro que hace parte de la estrategia de cooperación Col-Col para facilitar el acercamiento entre actores locales, instituciones públicas y privadas, cooperantes de diferentes regiones que tienen desafíos comunes en materia de paz y desarrollo, convocó a 14 líderes de nueve municipios y cuatro departamentos de Colombia, priorizados para la etapa de posconflicto.

“El programa no habría sido posible sin la contribución y acompañamiento técnico de USAID, a través de su programa Colombia Transforma. Quiero aprovechar este espacio para agradecerles en nombre de APC-Colombia, pero más importante, de las comunidades beneficiarias”, manifestó Sergio Londoño frente al Embajador de los Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, quien escuchó atentamente los logros de este intercambio en particular.

Se trata de cinco temas claves que aportan tanto al desarrollo rural como a la construcción de paz en el país.

1.Asociatividad: los participantes entendieron la importancia de articularse, de realizar acercamientos con diferentes actores en territorio para explorar posibles alianzas público comunitarias para replicar modelos exitosos.

2.Fortalecimiento de capacidades: mediante estas capacitaciones los 14 líderes comunales de Putumayo, Caquetá, Tolima y Córdoba que participaron pudieron mejorar sus capacidades de gestión para desarrollar sus propios proyectos participativos de construcción de vías terciarias.

3.Articulación: este proyecto logró alianzas entre actores oficiales locales, regionales, nacionales e internacionales, además de alianzas con el sector privado social y comunitario. Un ejemplo de cooperación.

4.Desarrollo local con enfoque territorial a partir de las vías terciarias: un ejemplo es el fortalecimiento de la cadena productiva del plátano en Valencia, Córdoba, donde los campesinos antes no podían sacar lo producido porque se maduraba y terminaban regalándolo. Ahora con vías terciarias transportan el producto y lo venden a tiempo con mejores estándares de calidad y menor intermediación.

5. Equidad para la construcción de paz: donde las vías terciarias respaldan los esfuerzos de entidades públicas y privadas por lograr el cierre de brechas, y llevar oportunidades a las comunidades que antes no las tenían.

Para cerrar su intervención, Sergio Londoño, ratificó que APC-Colombia es consciente que las vías terciarias promueven la equidad y transportan la paz a todo el país, y, por ende, es un tema que cuenta con el apoyo de la cooperación internacional que apoya a la Colombia del posconflicto.

“Contamos siempre con apoyo, no solo financiero sino técnico, de USAID para el mejoramiento de las vías terciarias como componente presente en la mayoría de sus programas. Su apuesta por las alianzas público-comunitarias se hace presente cada vez más en más espacio y desde APC-Colombia tenemos el firme compromiso de respaldar este modelo en otros proyectos que gestionamos y apoyamos.

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:51
Suscribirse a Construcción de Paz