Contrapartidas

Cuando la calidad educativa va más allá de las letras y de los números

Cuando la calidad educativa va más allá de las letras y de los números

Al referirse al programa, niños, jóvenes y maestros beneficiarios, resaltan como este “es un espacio que ha permitido volver a soñar y a aprender de manera divertida” y se ha convertido en “una herramienta que nos reta en la búsqueda de nuevas posibilidades y estrategias para trabajar en comunidad en familia, con los niños y con compañeros docentes”.

La estrategia de trabajo de “Educación y Paz: Visión País”, en palabras de uno de los jóvenes: “ha generado oportunidades para el cambio social permitiéndonos ser amorosos, respetuosos y amables con compañeros, profesores y mis papás”.

Este resultado es producto del programa “Educación y Paz: Visión País” que, más allá de las letras y de los números,  ha enseñado a toda una comunidad educativa a recrear espacios de reconciliación para transformar la realidad de quienes han sido víctimas o testigos del conflicto armado, especialmente de niños, jóvenes, docentes y padres de familia de los departamentos de Chocó, Antioquia, Valle del Cauca y Putumayo.

El programa, a través de sus dos líneas de trabajo: con Paz aprendemos Más y Palabrario & Numerario, ha propiciado espacios para que los niños y jóvenes se motiven a aprender más matemáticas, a leer, escribir y a sacar mejor provecho de su tiempo libre, no solo como respuesta a un currículo escolar, sino para fortalecer las habilidades comunicativas y sociales.

Así, este programa le apunta a las metas actuales del Plan Nacional de Desarrollo y al propósito del Gobierno Nacional de mejorar la calidad de la educación, especialmente de las personas que viven en zonas apartadas rurales y que han sido afectadas por el conflicto armado.

Un 2017 con resultados significativos

Este año, se superó la meta con un 151% de cumplimiento al atender a 1.950 padres y madres de familia: 429 en Chocó y 1.521 del Putumayo, en jornadas de capacitación y escuela de padres.

Asimismo, se favorecieron 2.652 niñas, niños y adolescentes: 1.110 en Chocó y 1.542 en Putumayo, en empoderamiento y fortalecimiento de habilidades para la vida.

Entre marzo y noviembre de 2017 se capacitaron 64 facilitadores, todos líderes comunitarios que apoyan las actividades de PaZatardes, en hábitos de estudio, apoyo sicosocial, estrategia de internados y competencias en matemáticas y lenguaje. Y de abril a noviembre 2017 se fortalecieron las capacidades pedagógicas de 672 docentes: 261 docentes en Chocó y 411 en Putumayo.

Todos estos logros alcanzados son el resultado de la coordinación entre el sector público, la cooperación y las alianzas territoriales.

 

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Trabajando por el desarrollo económico local

Trabajando por el desarrollo económico local

[flickr-photoset:id=72157663779003218,size=y]

El orgullo y la satisfacción con la que hablan de su trabajo es inspirador. Cada grano de café o de cacao que producen es el resultado de años de esfuerzo, de un constante anhelo por aprender y mejorar su desempeño, de demostrar que desde el campo se construye país y que son precisamente las organizaciones de base a las que pertenecen, las que están liderando la transformación en los territorios.

Así quedó demostrado ayer durante el cierre del Programa Economías para la Paz donde cacaoteros y caficultores del Cauca, Putumayo, Tumaco y Catatumbo llegaron hasta Bogotá para compartir con los asistentes sus experiencias, aprendizajes y apreciaciones de lo que fue este ejercicio de participación creado por la Red Adelco y la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia con el apoyo de la Agencia para la Renovación del Territorio, ART, que les permitió definir agendas productivas territoriales como un aporte a la formulación de los Programas de Desarrollo Territorial.

“Gracias a este programa aprendimos a articularnos en territorio y enfocarnos en alcanzar un mismo objetivo como comunidad, para que nuestros productos se puedan vender en diferentes mercados”, explicó Melisa Collazos quien trabaja con cacao en el departamento de Putumayo.

Y es que la cooperación es el común denominador de este programa, donde crear alianzas público- privadas fue la clave para que las organizaciones productoras fortalecieran sus capacidades mediante el intercambio de experiencias y conocimiento entre pares durante las visitas a campo, en el tiempo compartido con expertos de Perú, Argentina, Ecuador, Guatemala, Honduras, República Dominicana y África quienes les hicieron recomendaciones según las necesidades de cada organización y su contexto, en la rueda de negocios que se llevó a cabo en el Market Place organizado por la ANDI, así como en los talleres participativos, seminarios y conversatorios que se realizaron en territorio durante los últimos seis meses.

“Para APC-Colombia es un honor haber acompañado este proyecto y así apoyar al desarrollo rural en los territorios. Este programa es una muestra de que cuando trabajamos juntos, con diferentes puntos de vista podemos crear estrategias y compartir conocimientos que creen valor en las comunidades. Es así como llevar esperanza en territorios y crear alianzas con sector privado son nuestras apuestas para el desarrollo en 2018”, aseguró Beatriz Mejía, Directora del área de Coordinación Interinstitucional de la Agencia.

Por su parte  Miguel Ángel Gómez de la Red Adelco afirmó que “encontramos en APC-Colombia un socio idóneo para llevar a cabo este programa”, en especial si se tiene en cuenta que trabajar en equipo es vital en medio del escenario de posconflicto en el que se encuentra el país. Ahora las áreas rurales son las protagonistas de esta nueva historia que está escribiendo Colombia, en la que el cacao y el café son la gasolina que mueve los motores de desarrollo en los territorios.

Es así como durante este evento las mejores organizaciones recibieron un reconocimiento por su buen desempeño en el programa, lo que se espera sea un incentivo para que más regiones y organizaciones de base se sumen a esta apuesta en pro del desarrollo económico local. 

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

La cooperación internacional cree en nuestra Apuesta Verde

La cooperación internacional cree en nuestra Apuesta Verde

[flickr-photoset:id=72157691172128355,size=y]

Lograr una integración entre el desarrollo rural, la sostenibilidad ambiental y la conservación, es el objetivo detrás de esta Apuesta Verde, iniciativa impulsada por la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia en asocio con el Fondo Acción, el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra y la organización social FUNCOPROMAS. 

El lugar elegido para su implementación fue la Serranía de San Lucas, más específicamente en los municipios de Simití, Cantagallo, Santa Rosa del Sur y San Pablo en Bolívar y Yondó en el departamento de Antioquia, que históricamente fueron víctimas del conflicto armado y donde temas como cultivos ilícitos y minería ilegal eran un problema constante para su comunidad. A esto debe sumarse que este territorio tiene un importante valor ecosistémico gracias a la altísima biodiversidad que allí se alberga,  y a que funciona como corredor biológico que conecta las áreas de bosque de ladera que están en la zona montañosa, permitiendo la migración de norte a sur tanto de la flora como de la fauna silvestre.

Esta Apuesta Verde que hace parte del programa Bosques de Paz, liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y del que se beneficiarán directa e indirectamente alrededor de 100.000 habitantes de la zona (niños, adolescentes,  instituciones educativas, organizaciones sociales campesinas y comunitarias, juntas de acción comunal veredales, asociaciones productoras de café, cacao y ganado), es el primero que cuenta con recursos de cooperación internacional, por valor de 5.100 millones de pesos. Para APC-Colombia este proyecto es un ejemplo de cómo la unión de esfuerzos entre la cooperación internacional, las organizaciones privadas, la comunidad y el gobierno nacional  pueden tener como resultado un trabajo que impacte los procesos locales y apalanque las iniciativas que los territorios vienen desarrollando por si solos.    

Dentro de los cuatro componentes que hacen de esta Apuesta Verde un Bosque de Paz (conservación, restauración, proyectos productivos y un monumento vivo de paz (que además contará con un museo antropológico, una estación de investigación campesina, un sendero ecológico y una casa de salud), el que más impacto tuvo durante la inauguración oficial del pasado sábado, fue el espacio que la comunidad llamó “El bosque de la memoria”, donde se plantaron árboles con el nombre las personas de esta región que fueron víctimas del conflicto armado, al que asistieron familiares y amigos a rendirles un homenaje.

Una clara demostración de que la gente en este territorio está comprometida con transformar su realidad y cambiar el pasado y construir un futuro en el cual el cuidado del medio ambiente sea una vía directa a una paz estable y duradera. “Aquí podemos ser testigos de esta fuerza de recuperación territorial, de querer permanecer en el territorio respetando las normas ambientales, inclusive generando ejercicios en los cuales el control social contribuye con la normativa nacional”, explicó César Rey Ángel, director de Bosques y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente.

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:50

Si todos cooperamos, mejores serán los resultados

Si todos cooperamos, mejores serán los resultados

Si algo nos demostraron los líderes de cambio durante su participación en este evento, es que para construir paz y trabajar por el desarrollo del país, no importa la edad, ni el sexo, ni la raza, lo único que se necesitan son ganas y convicción.

Por eso no resulta exagerado decir que estas dos palabras son el común denominador de los 16 colombianos que llegaron desde Meta, Caquetá, Antioquia, Putumayo, Arauca, Córdoba, Bolívar, Chocó y Cauca, con el firme propósito de hablar sobre los proyectos en los que participan, y  de paso, contagiar a más de uno con su energía e ímpetu.

Vale recalcar que cada uno de estos  proyectos está alineado a la Hoja de Ruta de Cooperación Internacional 2015-2018, en temas de construcción de paz, desarrollo rural sostenible y sostenibilidad ambiental. Con esto en mente, el evento estuvo compuesto de tres paneles, donde los líderes de cambio tuvieron la oportunidad de participar de acuerdo a la temática de su programa en cuestión.

Fue así como durante este encuentro que contó con la participación del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, del Jefe de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea, Francisco García y del Director Ejecutivo de Fondo Acción, José Luis Gómez, los asistentes fueron testigos del poder de transformación de estos 16 colombianos que vienen construyendo país desde sus territorios en pro de sus comunidades y del resto del país.

Brayan Hernández. Durante el panel de construcción de paz, Brayan Hernández de 13 años, quien hace parte del programa Con Paz Aprendemos Más, una estrategia de protección y de educación de calidad para 48.000 niños y jóvenes de Chocó y Putumayo en situación de vulnerabilidad, apoyada por Mercy Corps y Genesis Foundation, demostró que nunca se es muy joven para contribuir al bienestar del país. “Desde que estoy en el programa he aprendido a ser responsable, a tender mi cama, a escuchar a mis amigos, a aceptar mis errores, a conocer mis derechos y ser amable con los demás. Así ayudo a que haya paz en mí y a mi alrededor”. 

Marcela RodríguezSu espontaneidad y honestidad ratificó que el papel de los niños en la construcción de una nueva Colombia, con igualdad de oportunidades para todos, es clave y determinante. Es tan importante, que durante el panel de sostenibilidad ambiental, Marcela Rodríguez, representante legal de Ecochihimenitos, programa que promueve la educación ambiental de los niños del Meta a través de proyectos lúdicos para salvar el río Orotoy, explicó que “lo que buscamos es que los niños sean los héroes que salvan y protegen el medio ambiente, de manera que puedan crecer en un país con ríos limpios y tierras protegidas de explotación ilegal".Yenecith Torres

Y es que no se puede negar que la sostenibilidad ambiental es otra vía directa a la construcción de paz, ya que implica crear proyectos de participación ciudadana en la que todos trabajen por un bien común. Así lo explicó Yenecith Torres del Modelo de Innovación Social para el Manejo de Residuos Secos en Quibdó apoyado por Compartamos con Colombia, quien aseguró que “reconocer el valor de cada personas ha sido clave a la hora de vincular a los recicladores de Quibdó en los programas de manejo de residuos de sólidos, pues es hacerles sentir que su labor es vital para el proceso, y que sin su conocimiento y experiencia, sería imposible lograr un Chocó más limpio”. 

En otras palabras, si queremos que haya paz es indispensable trabajar de manera articulada. Incluir al campesino y a los grupos étnicos en la toma de decisiones y en la valoración de los proyectos que se implementen en territorios. Así lo expresó Reynaldo Rojas, Coordinador de la Fundación Etnollano Resguardo de Caño Ovejas en Mapiripán, Meta, quien con apoyo de Reconciliación Colombia, ha venido trabajando en programas de participación de los grupos étnicos en la región de manera que tengan voz y voto en los procesos de construcción de paz en el país, especialmente en lo relacionado a la protección de sus tierras y el uso de las mismas.

Es precisamente el compromiso de estos líderes de cambio, lo que los convierte en los mejores aliados de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia, para llevar la cooperación internacional a las regiones. Como guía de la cooperación internacional en el país, lo que se hace desde la Agencia es conectarlos con la comunidad internacional, de manera que sus políticas y programas se ajusten cada vez más a las necesidades de los territorios y generen soluciones reales de desarrollo.

Por esta razón, además de visibilizar su labor como participantes en los paneles, APC-Colombia organizó una feria al final del evento, donde cada uno tuvo un stand en el que pudo contar en sus propias palabras su proyecto, e intercambiar experiencias y conocimiento con los asistentes. Un espacio dedicado a ellos, ya que ellos son la cara de la cooperación internacional. Tal como lo manifestó Alejandro Gamboa, Director General de APC-Colombia, durante el cierre del evento, “el propósito de este encuentro era visibilizar a los líderes de cambio que por años han venido siendo constructores de una paz colectiva que está ayudando a  transformar la realidad del país". Una muestra de que si juntos cooperamos, lograremos una paz estable y duradera, un campo con oportunidades para todos y un ecosistema sostenible, que nos permita a todos vivir en una Colombia nueva e incluyente.

[flickr-photoset:id=72157672965460584,size=y]

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:53

Reconciliación, un insumo para la innovación

Reconciliación, un insumo para la innovación

Hablar de reconciliación es hablar de crear oportunidades, de creer en el talento de los demás e impulsarlos a hacer realidad sus sueños. Es gestionar espacios de participación donde las decisiones se toman de manera horizontal pues la opinión de cada uno es importante.

Con esta premisa, el pasado mes de agosto la corporación Reconciliación Colombia lideró la Semana de Emprendimiento por la Paz y la Reconciliación. Durante este evento se abrió una convocatoria para que se presentaran proyectos enfocados en temas de innovación para la paz y la reconciliación, donde los escogidos recibirían apoyo técnico y financiero del Fondo Reconciliación Colombia, con el respaldo de la Embajada de Suecia y de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia, que apoyó a tres de los 13 proyectos: Rejuvenecimiento cafetero (Colombia Cafetera Sostenible) en Valledupar, Cesar, Por una comunicación horizontal (Fundación Etnollano) en Mapiripán Meta y Ají para la vida (Corporación Colombia Internacional) en Valle del Guamez en Putumayo.

Se presentaron alrededor de 200 proyectos, de los cuales fueron elegidos 13 que son ejemplo del trabajo y esfuerzo que desde las regiones se está haciendo para salir adelante a pesar de las grandes dificultades, y hacer de sus modelos de negocio o emprendimientos sociales, proyectos sostenibles que ven la reconciliación como factor clave para la innovación empresarial.

Cada uno es una historia de transformación que merece ser escuchada por el mundo entero. Con esto en mente,  esta semana se llevó a cabo un desayuno en la residencia de la Embajadora de Suecia, Marie Andersson de Frutos, donde tuvieron la oportunidad de compartir sus proyectos con Rafael Pardo, Ministro para el Posconflicto, Ricardo Santamaría, Director de Reconciliación Colombia, Alejandro Gamboa, Director General de APC-Colombia y diferentes medios de comunicación.

Llegaron desde Montería, Cauca, Antioquia, Cundinamarca, Chocó, Arauca, Risaralda, Valle del Cauca y Nariño, comprometidos a seguir trabajando en pro de sus comunidades y de su país, pues entienden el valor de contar con el apoyo de este fondo y de las entidades que lo respaldan, pues saben que no están solos en su camino a cumplir sus sueños.

“Cada uno de ellos es una muestra de que la sociedad civil está lista para el posconflicto, cada uno es innovador porque ha tenido la visión para trabajar por la reconciliación desde su territorio”, comentó Santamaría durante su intervención.

Ellos conocen su tierra mejor que nadie y entienden cómo sacarle provecho de manera legal, y desarrollando procesos que sean sostenibles con el medio ambiente. Ante su talante y emprendimiento, Alejandro Gamboa, Director General de APC-Colombia les recordó que en este proceso “todos somos socios, porque gracias a que están generando tejido social en sus territorios, están demostrando que el poder de las alianzas es la clave para construir paz y transformar el país”.

Por su parte, Marie Andersson de Frutos, les manifestó su admiración y respeto por su trabajo, y les  recordó que “Suecia está comprometido con ayudarlos en su proceso, pues creemos firmemente en que es un derecho humano vivir en paz, así que ratificamos nuestro apoyo a Colombia durante otros cinco años más con nuestro portafolio de cooperación bilateral”.

Cada uno de los proyectos ganadores contará durante un año con acompañamiento del Fondo de Reconciliación Colombia, que incluye fortalecimiento institucional, alistamiento financiero y manejo en temas de reconciliación.

 

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:53

Guardar la armonía entre hombre y naturaleza

Guardar la armonía entre hombre y naturaleza

El proyecto Cordón Ambiental y Tradicional de la Sierra Nevada de Santa Marta logró darle una solución integral de abastecimiento, tratamiento de agua y saneamiento básico a los pueblos indígenas que aquí habitan.

 

Bogotá, abril 22 de 2016.  Kogui, Arhuaco, Kankuamo y Wiwa. Cuatro etnias indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta y que juntos suman más de 30.000 personas. Una cifra que adicional a los problemas de violencia política, cultivos ilícitos de coca y marihuana, y presencia de grupos armados al margen de la ley que los aquejan desde los años 40, los obligó a ubicarse en las partes altas del macizo, es decir, páramos y nacederos de agua.

Este desplazamiento forzoso no sólo ha generado un desgaste de aproximadamente el 30% de la capa vegetal, lo más grave es que ha alterado completamente la armonía sagrada entre el hombre y la naturaleza, que para los indígenas representan el equilibrio del universo. Frente a este escenario, el Gobierno Nacional se propuso salvar la principal fábrica natural de agua de la Costa Caribe.

 

Fue así como en el año 2009 le presentó a la Agencia  Española de Cooperación  Internacional para el Desarrollo, el proyecto Cordón Ambiental y Tradicional de la Sierra Nevada de Santa Marta, enfocado en diseñar una solución integral de abastecimiento, tratamiento de agua y saneamiento básico, esperando que el gobierno español se uniera a esta buena causa.

 

Conscientes de lo importante que es proteger a la Sierra y los 10 mil millones de m³ de agua con que abastece a dos millones de personas, se firmó un convenio de financiación entre el Instituto de Crédito Oficial de España, y Acción Social, hoy conocido como Prosperidad Social, que permitió darle vida a este proyecto que comenzó a ejecutarse el 8 de febrero de 2012, bajo la batuta de la Fundación Pro-Sierra Nevada de Santa Marta. 

 

Con recursos provenientes del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento del Gobierno de España por un valor de $3.197.849.435, un aporte de contrapartida con Corpoguajira por $800.000.00, gestionados a través de Prosperidad Social, y otra contrapartida adicional de $700.000.000 por medio de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia, en 35 meses se logró dotar y ampliar el servicio de agua potable e implementar el servicio de saneamiento básico, ambos con enfoque étnico en las poblaciones priorizadas en la Sierra Nevada. Paralelamente se generaron mecanismos de participación comunitaria para que aprendieran el uso eficiente de los servicios de agua.

 

Estos resultados fueron posibles gracias al trabajo articulado entre la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, en representación del Gobierno de España, el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, la Fundación Pro-Sierra, Prosperidad Social y APC-Colombia.

 

Para APC-Colombia haber hecho parte de la gestión de este proyecto, ratifica el compromiso de la agencia con el tema de sostenibilidad ambiental, planteado en la Hoja de Ruta de la Cooperación Internacional 2015-2018. Por esta razón hoy 22 de abril, día de la madre tierra, lanzamos la campaña #LaSierraSeReconecta, con la que buscamos concientizar a los colombianos sobre la importancia de darle un uso responsable al agua y dejar los malos hábitos. Entender el pacto sagrado entre hombre y naturaleza, donde el agua es valorada como el espíritu de la madre tierra. La oportunidad ideal para reconectarnos con la mayor riqueza natural que tiene el país y rendirle un homenaje a los indígenas que por años se han dedicado a proteger la Sierra Nevada de Santa Marta. 
 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:53

Manos al Agua, la mayor iniciativa cafetera global frente al agua y la variabilidad climática

Manos al Agua, la mayor iniciativa cafetera global frente al agua y la variabilidad climática

La Federación Nacional de Cafeteros, el Ministerio Holandés de Relaciones Exteriores, la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC Colombia), las multinacionales Nescafé, Nestlé y Nespresso, la Universidad de Wageningen UR y Cenicafé lideran esta innovadora iniciativa. 

Bogotá, abril 8 de 2016. Este viernes fueron presentados en la sede de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) los principales avances del Programa Manos al Agua, la mayor iniciativa cafetera a nivel global frente al agua y la variabilidad climática.

Hacer de la caficultura una actividad climáticamente adaptable y sostenible es uno de los mayores retos que tiene el sector cafetero colombiano. Tanto por exceso como por falta de agua, el desequilibrio hídrico disminuye la productividad agrícola, con pérdidas anuales de hasta 40% en las cosechas, afectando los ingresos y los medios de vida de las familias productoras”, afirmó el Gerente General de la FNC, Roberto Vélez.

Con una inversión de 25 millones de euros en 5 años, esta Asociación Público-Privada, que está en plena fase de ejecución, impulsará un modelo de Gestión Inteligente del Agua para el sector cafetero colombiano. A largo plazo, como modelo replicable, beneficiará a las 563.000 familias caficultoras del país al aumentar su resiliencia y adaptabilidad frente a los fenómenos hídricos y climáticos.

Manos al Agua es un Programa innovador único en el mundo que busca ser pionero en desarrollar soluciones a nivel regional alineadas con las principales iniciativas de sostenibilidad internacional. “Manos al Agua es un excelente ejemplo de lo que Nespresso está haciendo a través del Programa AAA de Calidad Sostenible: crear un futuro sostenible para los caficultores y el medio ambiente y simultáneamente asegurar la disponibilidad del café Colombiano de alta calidad a largo plazo,” mencionó Jean-Marc Duvoisin, Director General de Nestlé Nespresso.

El manejo de agua ha sido un reto para los cafeteros en Colombia. Por ejemplo, la mayoría procesa el café en sus fincas, lo que no solamente es intensivo en el uso del agua pero además muchas veces genera contaminación que va directamente a las fuentes de agua. La gran escala de la iniciativa Manos al Agua va a permitir trabajar en diferentes niveles.

A nivel comunitario por ejemplo más caficultores van a tener acceso a soluciones como centrales de beneficio, que mejorarán de manera significativa el uso del agua. A nivel de territorio, vamos a trabajar para mitigar los riesgos como erosión y a nivel de finca en innovaciones para el manejo de aguas residuales.

El Programa Manos al Agua busca la participación conjunta y activa de las comunidades, empresas, universidades y autoridades locales e internacionales.“Con más de 11.000 familias cafeteras en 25 microcuencas de Antioquia, Caldas, Cauca, Nariño y Valle del Cauca, se está promoviendo la transferencia de tecnologías apropiadas para el buen uso del agua y el manejo de la contaminación en las fincas cafeteras, al tiempo que se aplican técnicas de bioingeniería (manejo de suelos) y reforestación para estabilizar los ecosistemas de las microcuencas”, explicó Marcelo Burity, director de Desarrollo de Café Verde de Nestlé.

Socios fundadores destacan otras fortalezas del Programa

Con un enfoque de “ayuda para el comercio”, Manos al Agua es el mayor proyecto del Ministerio Holandés de Relaciones Exteriores y un ejemplo único de una iniciativa sólida de alto impacto, en la que el trabajo entre el sector público y el privado genera resultados tangibles, destaca por su parte la Agencia Holandesa de Cooperación (Netherlands Enterprise Agency, RVO.nl).

“No se trata de proporcionar solo ayuda, sino que Manos al Agua mueve a la cooperación para la creación de mejores condiciones de buen comercio”, resaltó Maarit Ivalo, Asesor de Proyecto de la RVO.nl.

El enfoque de territorio y capital naturales el núcleo de la estrategia de Manos al Agua; el Programa ha sido diseñado para impactar regiones en lugar de generar soluciones de forma aislada. Para Nestlé, en sus 150 años, es importante el desarrollo de estas experiencias donde se logra que las comunidades trabajen en conjunto. ”. Mencionó Javier Texidó, Presidente de Nestlé Colombia. 

“La Gestión Inteligente del Agua se apoya en sistemas científicos y de formación para generar conocimiento que permita avanzar en la comprensión de los fenómenos del agua y el clima, generando herramientas para una mejor toma de decisiones en la caficultura y el desarrollo rural, así como el fortalecimiento de las políticas regionales y nacionales frente al agua”, dijo Wouter Wolters, de la Universidad de Wageningen.

“Esta Alianza Público-Privada constituye un paso fuerte y decidido del sector cafetero hacia un modelo agrícola sostenible y una zona rural próspera y pacífica, fortaleciendo el capital natural de la caficultura. Por este motivo agradecemos a nuestros socios públicos y privados por su inversión en el futuro de la caficultura colombiana”, añadió Vélez Vallejo.

“Para la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia ser parte de un proyecto como Manos al Agua, significa trabajar en función de nuestros dos mantras: El Triángulo del Éxito que implica involucrar al sector público, el privado y la sociedad civil para una mayor sostenibilidad del proyecto; y  la Triple A que significa un mayor Apalancamiento de recursos, una mejor Alineación de intereses y una mayor Articulación de actores que participan en el proyecto, poniendo a prueba el Poder de las Alianzas. Lograr una gestión inteligente del agua en los procesos de caficultura está totalmente ligado con la conservación y sostenibilidad ambiental y el desarrollo rural sostenible de una región, dos de las tres áreas temáticas de la Hoja de Ruta de la Cooperación Internacional 2015-2018.", explicó su Director, Alejandro Gamboa.

 

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:53
Suscribirse a Contrapartidas